lunes, 13 de octubre de 2014

Amanita rubescens

Fotografía de F. Rodríguez

La Amanita rubescens (Pers.: Fr.) S. F, Gray, es una especie muy común y un buen comestible, pero en crudo es tóxica, ya que contiene sustancias que destruyen los glóbulos rojos de la sangre. Para consumirla hay que quitarle su cutícula y llegar a los 70 ºC en su preparación, ya que las toxinas que contiene son termolábiles y desaparecen tras la cocción. Lo más característico de esta seta es su color vinoso en las heridas, al ser manipulada, o en las partes atacadas por las larvas.
Se la puede confundir con la Amanita pantherina, muy tóxica, pero ésta, tiene en el sombrero unas estrías muy marcadas en el margen y unas escamitas de color blanco puro. Además, su volva es diferente y su carne no enrojece como en la A. rubescens. También se la puede confundir con la Amanita spissa, cuya carne tampoco enrojece y que también es comestible.
Se encuentra con relativa facilidad. Estas setas fueron halladas y fotografiadas en La Belga, Siero.
Sombrero de hasta 15 cm de diámetro, al principio hemisférico, después convexo y finalmente aplanado, de color pardo-rojizo, con tintes amarillos y vinosos, cubierto de pequeñas escamas o verrugas,procedentes del velo general, de color blanco sucio. Margen no estriado.
Láminas blancas y libres, aunque con el tiempo manchadas de rosa.
Pie de color blanco a vinoso, especialmente en las heridas y agujeros de las larvas, con bulbo napiforme, con una volva flocosa, casi ausente por quedar adherida en el sombrero. Anillo colgante como un faldón, blanco y estriado.
Carne blanca, que enrojece al ser tocada y sobre todo en las heridas y galerías de  las larvas, de sabor agradable al principio y después amargo. Olor inapreciable.
Recolectada en La Belga, (Siero), el 7 de octubre de 2014.
Microscopía:
Esporas lisas y elipsoidales, de 7-10 x 5-7 µm.

Bibliografía consultada:
Hongos de España y de Europa: Ewald Gerhardt, Jordi Vila y Xavier LLimona.
Hongos en Castilla y León: José Bastardo del Val, Aurelio García Blanco y Miguel Sanz Caranzo.
Guía de Campo de los Hongos de Europa: Marcel Bon.
Las setas: Ramón Mendaza y Guillermo Díaz.
Web consultada:
www.asturnatura.com
www.fungipedia.es 
Leer más...

sábado, 11 de octubre de 2014

Más boletus


Fotografía de F. Rodríguez

Debido a que en la última salida a recoger setas había tenido tanta suerte con los Boletus reticulatus y como siguió lloviendo por aquí, esperé uno días y volví al monte por si habían salido más. Eso pensaba, pero no encontré ninguno donde había tantos la vez anterior. Estaba claro que los había recolectado todos porque si no, alguno grande y pasado tendría que haber aparecido.
Así que, seguí buscando por otros lugares y no tardé en encontrar el Clitopilus prunulus, por aquí conocida como la molinera, por su marcado olor a harina. También la llamamos la "chivata" porque donde aparece, dicen que cerca hay Boletus aereus. Pues en este caso, el dicho se hizo realidad. Casi al lado me encontré una gran cantidad de ellos. Aunque se comenta que esta especie es la más dura, es decir, que no suele ser atacada por las larvas como sus colegas el edulis, el pinícola y sobre todo, el reticulatus, en este caso falló el dicho, porque algunos estaban llenos de ellas. Está claro que mi felicidad nunca puede ser completa.
Parecía que el día iba a ser bueno por la cantidad de Boletus que pensaba recolectar, pero aquí se acabó, prácticamente la jornada, porque apenas si encontré más. Tan sólo unos pocos B. erythropus y hacia medio kg de Agaricus campester.
Lo que sí pude comprobar es que están saliendo gran cantidad de variedades de setas, algunas de las cuales pude fotografiar: Cortinarius purpurascens, bolaris...
Leer más...

viernes, 10 de octubre de 2014

Un día de suerte


Fotografía de F. Rodríguez

Como todos los días me estaban mandando watsapps, los amigos, con imágenes de las setas que recogían, sobre todo cuando eran Boletus edulis, me entró la gana en el cuerpo y fui a dar una vuelta por los alrededores, aprovechando que tenía que traer uno champiñones para acompañar en la cena.
De entrada al monte, cuando estaba intentando desenganchar la mochila donde llevo la cámara y el trípode, de un alambre de espino, casi se estrella con mi espalda un pequeño corzo que, o estaba muy despistado, o huía de algo. Ya mereció la pena la salida, porque no todos los días se tiene la oportunidad de ver tan cerca estos animalillos. Era como un adelanto de mi buena suerte, porque nada más entrar en el robledal, me encontré con unos cuantos Botetus reticulatus (aestivalis). La parte negativa es que la mayoría de ellos, o estaban pasados, o comidos, o llenos de larvas.
No me desanimé y seguí buscando, lo que permitió que encontrara la mayor cantidad de estos boletus que en mi vida había visto. De todos los tipos, grandes, medianos, pequeños.. Eso sí, la mayoría en las mismas condiciones que los anteriores.
Para rematar la jornada, mientras fotografiaba los reticulatus, una ardilla, en lo alto de un roble cercano, no dejó de contemplarme. La poca claridad del bosque y el contraluz de la imagen, no me permitió sacarle una buena foto.
Leer más...

miércoles, 8 de octubre de 2014

Empieza la temporada de otoño


Fotografía de F. Rodríguez

Hace ya varios años que las lluvias se retrasan en Asturias, por lo que septiembre se convierte en un mes, más de playa, que de setas.
Hace unos días han llegado las lluvias y han empezado a salir las setas: champiñones, macrolepiotas, boletus reticulatus, edulis...
Actualmente hay mucha variedad en los hayedos. He visto Russulas, Lactarius, Xerocomus, Leccinum, Laccarias, Amanitas, Helvellas... Sin embargo, Craterellus cornucopioides, que era lo que buscaba, muy pocos. Sólo unas pocas trompetas y rebozuelos pude encontrar para comerlas con los amigos.
Así que tendrán que conformarse con eso y algunos champiñones o lepiotas, que sí abundan por los prados, tanto de alta montaña, como de la zona central.
Es, por tanto, un buen momento para que los amantes de las setas, tanto para degustarlas como para estudiarlas, inicien su temporada alta.
Suerte, a todos.
Leer más...

lunes, 27 de enero de 2014

Agaricus matrum


Fotografía de Juan Rodríguez

El Agaricus matrum L. A. Parra, es una de las doce nuevas especies de Agaricus descubiertas por L. A. Parra,  que presenta en su segundo volumen de la obra titulada Agaricus L. (ligneo) Allopsalliota Nauta & Bas. Su nombre, está dedicado a todas las madres del mundo. En Asturias, fue encontrada por Juan Rodríguez y Santi Serrano, en Lugones, apareciendo cita y foto de ello en el libro. Por sus características, pertenece a la sección Minores, de hongos pequeños, de olor anisado, que al roce o en contacto con el aire, viran al amarillo o amarillo bermejo. Puede ser confundido con Agaricus friesianus, pero este tiene el pie bicolor, rosado en el centro y blanco en el resto, y en España nunca se ha encontrado. En Asturias, lo más fácil es confundirlo con Agaricus comtulus ya que sus caracteres morfológicos son muy similares y sólo mediante el análisis molecular se pueden diferenciar.
Sombrero de hasta 4,5 cm de diámetro, primero de color blanco y con el tiempo ocre o gris, al principio globoso o convexo, después, con el centro aplanado, liso, a veces con fibrillasde color rojizo en el centro. Amarillea al roce.
Láminas libres, apretadas, con laminillas, que van del blanco al rosa pálido y finalmente marrón oscuro.
Pie claviforme o con la base bulbosa, liso por encima del anillo y fibrilloso por debajo. Amarillea al roce, sobre todo en la base. Anillo súpero, liso en ambas caras.
Carne blanca, que se vuelve algo amarillenta en el pie. Sabor agradable. Olor anisado.
Recolectados el 29 de octubre de 2010 en Lugones, Siero (Asturias).
Microscopía:
Esporas elipsoidales, de 4,5-5,5 x 3-4 µm.

Basidios tetraspóricos.
Queilocistidios abundantes.
Reacción de Schäffer positiva (+).

Bibliografía consultada:
Agaricus L. Allopsalliota Nauta & Bas: Luis Alberto Parra Sánchez.
Leer más...